Archive from October, 2007
Oct 31, 2007 - Todos    Comments Off on Educar para formar ciudadanos

Educar para formar ciudadanos

Cuando estudiaba, en mi etapa de bachillerato, tuve el honor de cursar durante dos años una materia denominada “Formación social, moral y cívica”. Sin embargo, lejos de inculcarme valores y principios para la formación de mi ética se limitaban a hacerme leer discursos amorfos calificados de “patrióticos” que, si bien me enseñaron muchas cosas, la comprensión de los mismos NO llegaba a la mayoría de quienes estábamos en el salón (confieso que en mi salón era el único que entendía todas las consignas, pensamientos y legados de los próceres). De hecho, siempre que iniciábamos una discusión, exposición o debate, nadie preguntaba y yo era el único que hacía preguntas “reflexivas”, cuestión que me valió más de una reprimenda por el profesor de turno ya que me estaba “atreviendo” a realizar análisis y no a memorizar los discursos de memoria. Y aún cuando mis notas fueron sobresalientes nunca saqué la máxima nota porque me negaba a repetir cual lorito lo que estaba escrito tal cual en los libros.

a9c487a471df26327b8120884162d056.gif Cuando consulté en Wikipedia sobre ciudadanía me encontré con un interesante artículo que relata que está ocurriendo en España actualmente, relata como están tratando de cambiar un poco las cosas. Por supuesto, no estoy de acuerdo con el enfoque actual que quiere darse a ciertos aspectos pero es loable que, de alguna forma, se discuta y entienda que debe haber formación de ciudadanos.

A continuación les copio lo escrito, espero que en otros países ocurra lo mismo.

Educación para la Ciudadanía y los Derechos Humanos es el nombre de una asignatura diseñada para el último ciclo de la Educación Primaria y toda la Secundaria en España por el gobierno del Partido Socialista Obrero Español, y que consiste en la enseñanza de los valores democráticos y constitucionales.

La asignatura nace de una recomendación del Consejo de Europa en el año 2002, cuyo objetivo es el de “promover una sociedad libre, tolerante y justa y que contribuya, junto con las demás actividades de la Organización, a defender los valores y principios de la libertad, el pluralismo, los derechos humanos y el imperio de la ley, que son los fundamentos de la democracia”.

Esta asignatura ha despertado recelo entre sectores conservadores españoles, entendiendo que el Estado asume en sus manos la educación moral de los individuos, al modo en que hasta el siglo pasado la habían asumido las familias o instituciones como la Iglesia Católica. El Partido Popular, principal partido de la oposición, y los Movimientos de Renovación Pedagógica se han opuesto reiteradamente a la introducción de la asignatura. El pleno del Consejo Escolar del Estado también se mostró contrario a dicha materia.

Aunque destacados dirigentes de la Iglesia Católica se han opuesto a ella, tachándola de totalitarista, otras asociaciones educativas de marcado carácter conservador no ven con malos ojos la medida, entendiendo que el currículum propuesto por el gobierno no desborda la mera enseñanza de los Derechos Humanos más elementales.

En algunos colegios privados concertados existen padres que han solicitado la objeción de conciencia ante la nueva asignatura. La Conferencia Episcopal Española ya ha señalado que los centros que impartan esta asignatura ‘colaborarán con el mal’.

Los puntos más criticados por algunos sectores, fundamentalmente católicos, son los que se refieren a la enseñanza sobre familias multiparentales, homosexuales mediante la ridiculización de los valores tradicionales, la obligatoriedad de la asignatura, el fín laicista y de adoctrinamiento estatal que se deriva de la misma.

 

Artículos previos relacionados de mi propia autoría:

Oct 29, 2007 - Todos    Comments Off on CIUDADANO según otro punto de vista…

CIUDADANO según otro punto de vista…

Un ciudadano es un miembro de una comunidad política. La condición de miembro de dicha comunidad se conoce como ciudadanía, y conlleva una serie de deberes y una serie de derechos, de los cuales los más importantes son los derechos de participación política, el principal de ellos el derecho al voto, que es la seña de identidad de las modernas democracias.

El concepto de ciudadanía ha cambiado a lo largo de la historia, haciéndose cada vez más incluyente. En las democracias más antiguas, incluida la famosa democracia ateniense, sólo eran considerados ciudadanos los varones, y por tanto las mujeres tenían privado todo tipo de participación en la vida política. A veces era también necesario disponer de un determinado nivel de renta económica para ser considerado ciudadano. El concepto fue adquirido y desarrollado posteriomente por el Imperio Romano.

En las democracias modernas normalmente tienen la condición de ciudadanos todos los hombres y mujeres mayores de edad (siendo la mayoría de edad fijada generalmente en los 18 años), aunque en algunos lugares quienes han sido condenados por la justicia pierden dicha condición, como sucede actualmente en algunos estados de Estados Unidos.

En cuanto a su etimología, el término tiene su origen en ciudad, ya que originalmente esta era la unidad política más importante. Con el tiempo la unidad política pasó a ser el Estado, y hoy en día al referirnos a ciudadanos suele ser respecto de un determinado Estado (por ejemplo, ciudadanos españoles, o ciudadanos belgas).

Fuente: Wikipedia.


Reseña previa a consultar (con información más acertada): Debemos luchar, insistir y ser ciudadanos todos los días.

Oct 28, 2007 - Todos    11 Comments

Buen Ciudadano

El buen ciudadano es el ser humano buen educado quien se preocupa por las vicisitudes del prójimo y quiere estar informado sobre lo que está sucediendo en su medio ambiente.

Un buen ciudadano está integrado a su comunidad y, conjuntamente con los vecinos, es quien intenta buscar soluciones a los problemas propios y colectivos.

El ciudadano no necesariamente debe integrar una asociación específica de alguna índole, su condición de ciudadano es adquirida por el mismo hecho de formar parte de la sociedad y nadie tiene que elegirlo o autorizarlo, se supone que todo ciudadano tiene sus derechos adquiridos de forma integral sin que nada ni nadie tenga que decirlo o mandarlo.

Todo buen ciudadano tiene tres características fundamentales que desarrolla a lo largo de la adquisición de experiencias a lo largo de toda su vida:

1º) El desarrollo cultural,
2º) el amor y…
3º) el endogenismo.

De los tres puntos expuestos anteriormente hablaremos en próximas entregas.

Todo este conjunto de ideas en nada tienen que ver con corrientes filosóficas sociales ni políticas, simplemente las estoy desarrollando a través del cúmulo de conocimientos que tengo a través de una metódica reflexión que estoy realizando para Todos y espero cualquier comentario enriquecedor que me permita ampliar mis horizontes.

De hecho, a pesar de haber consultado ideas sobre “positivismo” y “socialismo”, no concuerdo plenamente con ciertas ideas ya que a ambas corrientes las degeneran en asuntos en donde se mezcla la política con los aspectos sociales y se debe ser lo más objetivo posible por lo que estoy tomando las bases de sus enunciados verificando en que coinciden y así poder exponer mis criterios sobre lo que debe ser un buen ciudadano.

Oct 27, 2007 - Todos    2 Comments

Debemos luchar, insistir y ser ciudadanos todos los días

El antónimo de ser ciudadano es ser idiota. El idiota es aquel que piensa sólo en sus asuntos particulares y se “olvida” de su entorno. Por eso debemos luchar, insistir y ser ciudadanos todos los días para no ser idiotas.

En concreto: El ciudadano es todo aquel ser humano que tiene derechos cumpliendo con sus deberes en la sociedad.

En ocasiones se confunde el término ciudadanía con el de “sociedad civil” y “pueblo”. En la rama de la sociología, la “sociedad civil” se entiende como aquella que lucha y persevera como grupo organizado en la conquista de derechos. Todo lo contrario sucede cuando se habla del “pueblo” ya que se le denomina así a todo grupo social carente de derechos y que, sin embargo, debe cumplir deberes.

Generalmente al pueblo se le impone renunciar a sus derechos en pro de “reivindicaciones sociales” bajo la excusa de que la responsabilidad propia no existe y que las causas de los problemas es culpa de “terceros”. De esta forma, el concepto de ciudadano se diluye y el “pueblo” simplemente se convierte en enclavo de quien lo dirige.

Sin embargo, la naturaleza del ser humano es reaccionaria, divergente y NO TODOS PIENSAN IGUAL. Da risa cuando un político dice ser del pueblo o que “es el pueblo”. Huye y mantén bien alejado a quien te diga algo así (sea un politiquero o un afecto) porque quiere someterte a una “dependencia clientelar” sacrificando tu ciudadanía.

El ciudadano no renuncia sus derechos, los tiene y los ejerce, ¡se ciudadano!

P.D.: Sobre lo que es la “dependencia clientelar” consulta el significado de “clientelismo” en el excelente artículo titulado “Soy altruista, sé altruista”.

Oct 25, 2007 - Todos    Comments Off on ¡Cierto!

¡Cierto!

3f754b93f04815934273734732b0b4f2.jpgLa verdad es la percepción de la realidad que cada ser humano tiene en relación a un suceso, evento, idea u objeto, según el punto de vista de cada quién. Constituye lo que se denomina “criterio” y está estrechamente ligado a lo subjetivo, siendo toda verdad relativa y nunca absoluta.

Lo cierto es el hecho concreto, que nada tiene que ver con una interpretación y que constituye la parte objetiva de la realidad.La gran mayoría de los seres humanos hablan sobre la verdad, sin embargo, toda verdad tiene lo cierto y es precisamente en lo cierto donde debemos profundizar. Mientras más sepamos sobre el hecho concreto, una mejor percepción tendremos de la realidad y, por lo tanto, la verdad será mejor.

Es un adefesio hablar sobre “verdad verdadera”. No existe ningún calificativo sobre la “verdad” que la determine de forma implícita como “absolutista”. Sin embargo, lo cierto no puede ocultarse, es innegable pero debemos tener cuidado con todo este asunto de la “verdad” porque, como ya lo dije, toda verdad es relativa y una mentira repetida 1000 veces, con credibilidad y profusión de medios, logra convencer por encima de lo cierto.

Nada es verdad en la vida, sólo lo cierto es la parte tangible de la realidad. Desestima a quien te hable sobre “verdades” y únete a quien te muestre el hecho concreto sin menospreciar ni condicionar tu formación cultural.

Oct 22, 2007 - Todos    1 Comment

Me respeto, Te respeto

b4fc20d450c5f1c2819cc81a157b101a.jpgEl respeto es no hacer a los demás lo que no te gusta que te hagan a ti.

Respetar no es obedecer meramente a ciertas normas morales para regular la convivencia en la sociedad.

El respeto es algo intrínseco de cada ser humano relativo a:

  • NO HACERLE DAÑO A NADIE
  • NO IMPONER LOS PROPIOS CRITERIOS
  • EVITAR LAS CONFRONTACIONES

Por supuesto, esto implica reconocer y asumir como válidas ciertas “normas” de acuerdo al contexto, no como imposición sino como compromiso, de lo contrario, no podríamos hablar sobre “respeto” sino de “cumplimiento por imposición”.

El respeto se logra a medida que nos valoremos y valoremos a los demás, por lo tanto, al nosotros fomentar nuestra autoestima creyendo en nosotros mismos, tendremos una identidad y sabremos apreciar las identidades de otras personas, respetándolas en consecuencia.

Las personas sin juicio crítico y, por lo tanto, sin cultura, no tienen una identidad propia sino que se fijan y hacen lo que les dictamine un líder. Esto es particularmente peligroso para la sociedad ya que estas personas tienden a conformar grupos de individuos adoctrinados, sin cultura en ninguno de sus componentes. En este caso, esos grupos no se autorespetan y no respetan a los demás, constituyendo un problema serio de índole social.

Fíjense como es importante todo este asunto y como estuve razonando, desde su origen, lo que es el respeto… Consulten los siguientes “enlaces” (texto subrayado o en negritas del siguiente párrafo).

El respeto es un valor que constituye una virtud personal y que influye en la ética de cada quien, formando parte de la cultura que debe prevalecer en todo ser humano que tenga buena educación… ¡Todo lo que hablamos en artículos anteriores se relaciona definitivamente!

Oct 22, 2007 - Todos    11 Comments

Soy altruista, sé altruista

f6ea8864ae44634afbd6d7c76c80882a.jpg

 

Dar sin pretender recibir nada a cambio: Esto es ser altruista.

Muchas personas siempre piensan ayudar a otras con el objetivo de obtener algo de la contraparte. Otras manifiestan una mera solidaridad que pretende un condicionamiento de la ayuda ofrecida a cambio de apoyo. El clientelismo como forma social política existente es denigrante.

Por eso surge la necesidad de la práctica del altruismo como virtud de la vida. Esto no significa ser tonto o convertirse en “santo”, simplemente es un asunto que radica en ayudar a quien más lo necesita en el ámbito requerido, con soluciones eficaces y sin pretender nada a cambio.

Muchas personas, especialmente las que apoyan la idea del clientelismo, denigran y cuestionan severamente el altruismo. Según los clientelistas que se califican como “solidarios”, el altruismo simplemente “ofrece” y degenera el propósito de la ayuda porque, el no pretender nada a cambio, desestimula a quien da y hace que quienes reciban no aprecien lo que se les está dando originando un “paternalismo”… ¡Craso error de esas personas!

La solidaridad, mal interpretada como clientelismo, es la que efectivamente degenera en “paternalismo”.

Al contrario, el altruismo dignifica al ser humano. El altruista da sin pretender nada ni aplica el lema “favor se paga con favor” (o algo similar). Los altruistas ofrecen su ayuda de forma incondicional, no confisca la libertad a los asistidos y se sienten complacidos con ayudar al prójimo.

El sentir que a quien se está ayudando se le está beneficiando de alguna forma y que los objetivos de la ayuda ofrecida se están cumpliendo sin condicionar ni esclavizar al socorrido es humanista. Particularmente abogo por el surgimiento de una sociedad más generosa, por supuesto, todo esto no implica que siendo altruistas descuidemos nuestras vidas, en efecto, se debe ser altruista primero con uno mismo y, una vez que estemos preparados, podremos asumir el reto de ayudar desinteresadamente a otras personas, como ya se dijo, en el ámbito requerido.

Con lo anterior estoy diciendo que, por ejemplo, si alguien se encuentra en una condición económica que no es la mejor, si yo me encuentro en una posición económica mejor, yo puedo ayudar a esa persona siempre y cuando no desatienda mis obligaciones personales prioritarias y si, en efecto, no estoy ni me genera dificultades.

En Wikipedia se menciona actualmente un concepto sobre altruismo que a todas vistas se encuentra algo desacertado colocando términos que vinculan al altruismo con “sacrificio”. En la RAE se menciona que el altruismo es la “diligencia en procurar el bien ajeno aun a costa del propio“. No creo que deba ser así… Es más, NO es así como debe plantearse ser altruista y NO apruebo la degeneración expuesta del concepto sobre altruismo.

Como dije al principio de esta reflexión, altruista es quien “da sin pretender nada a cambio”. Esto no implica renunciar a lo propio, ni sacrificarse, ni desatender los asuntos personales. El altruismo busca el bienestar de otros y tiene como slogan “Si tú estás bien, yo estoy bien”, es decir, y así es en verdad, si mi prójimo está bien yo también lo estaré, por eso debemos ser responsables preocupándonos en ayudar de forma cívica (y de acuerdo a nuestras posibilidades) a quienes estén necesitando ayuda o estén “perdidos” en alguna cuestión.

Dar, ofrecer, suministrar (todos sinónimos) no significa que algo material será entregado. Siendo guías o confiriendo orientación a quien lo precise, de esa forma ya estaremos siendo altruistas… Por eso, NO debe limitarse el concepto de altruismo a la visión que quieren conferirle otras personas mal intencionadas al asunto. Siendo altruistas haremos que nuestro entorno mejore y tendremos una sociedad mejor preparada y menos necesitada, mejorando las condiciones de vida a todo nivel porque, recuerda siempre, si tú prójimo está bien, tú también lo estarás…

Oct 20, 2007 - Todos    Comments Off on Buena educación

Buena educación

La educación en nada tiene que ver con la instrucción. Esto se demuestra del hecho de que alguien con un titulo universitario puede ser una persona mala, corrupta o que no cumpla con ninguna regla de cortesía (hay muchos “ilustrados” que no saben nada sobre buenos modales y costumbres). Así mismo, hay personas que apenas teniendo lo que se denomina “estudios primarios” son personas realmente inteligentes, honestas y con buenos modales.

Del concepto de “La educación” entonces surge la reflexión sobre BUENA EDUCACIÓN y no precisamente sobre “educación buena”.

f8cdca569a91e63b4791f16028b4898c.jpg

Muchos oyen la expresión “esa persona está bien educada” o “esa mujer es bien educada”, también se suele decir “ese hombre es muy educado” (“muy educado” es lo mismo que decir “buen educado“) y siempre se habla en los medios catedráticos humanísticos sobre “buena educación”. Pues bien, se hace necesario hablar un poco sobre la “buena educación” pero antes, identifiquemos lo que que se quiere decir con la expresión “educación buena”.

La educación buena se refiere, siempre confundiendo un poco la semántica de las palabras, a que una persona es instruida, es decir, ha logrado obtener un título académico o logrado una meta profesional gracias a la experiencia adquirida.

La buena educación es un calificativo dado y propio de la educación de toda persona referido a tres aspectos básicos y cotidianos asumidos por el “buen educado”. Estos se resumen en tres (3) puntos, a saber:

   1. La práctica del ALTRUISMO.
   2. El RESPETO.
   3. La búsqueda de LO CIERTO, más que la verdad.

Los anteriores valores y principios fundamentales deben ser inculcados a través de la educación que debe recibir todo ser humano precisamente para que pueda asumir su rol como buen ciudadano en la sociedad. Son tres (3) aspectos que engloban todo el vivir diario de un individuo y que determinan consecuencias en el carácter y comportamiento de cada quien.

Por eso se hace obligatorio que toda persona, desde muy pequeño, comenzando desde la casa y continuando en la edad escolar, aprecie las bondades que ofrece ser “buen educado”… Y es que un mundo de posibilidades y oportunidades se “abre” con la inculcación de una buena educación, teniendo éxito y prosperidad en la vida.
 
En próximas entregas hablaremos más sobre este tema, por favor, siga y busque más artículos relacionados a futuro…

Oct 15, 2007 - Todos    Comments Off on La pirámide de la educación

La pirámide de la educación

No se debe tener miedo al hablar sobre educación. Eso sí, no se confunda el término con “instrucción”.

Instruirse es estudiar para obtener una meta académica o conocimientos para desempeñar labores específicas. Educación implica algo más humano, trascendental, social.

Ya en el artículo previo de “La Educación” lo decíamos al definirlo como “un proceso continuo y enriquecedor, personal y social, que se da a través de la “alimentación” de vivencias (experiencias) propias de cada quien predeterminando el comportamiento de cada ser humano según su cultura”.

La “definición” puede esquematizarse en la gráfica anexa (para verla en su tamaño original, presione sobre la misma).

Quien quiera realizar más comentarios y añadir más información, ¡bienvenidas sean sus palabras!

Oct 13, 2007 - Todos    Comments Off on Fíjense como se confunde el término EDUCACIÓN con INSTRUCCIÓN

Fíjense como se confunde el término EDUCACIÓN con INSTRUCCIÓN

En la web se pueden obtener varios puntos de vista sobre lo que es EDUCACIÓN, sin embargo, la información no necesariamente debe ser tomada en cuenta como referencia 100% válida en todos los casos.

Deseo que revísen mi artículo previo titulado “La Educación” donde explico la esencia de lo que debe ser…

Por supuesto, revísen también lo siguiente de Wikipedia:

La educación (del latín educere “guiar, conducir” o educare “formar, instruir”) puede definirse como:


* El proceso bidireccional mediante el cual se transmiten conocimientos, valores, costumbres y formas de actuar. La educación no sólo se produce a través de la palabra: está presente en todas nuestras acciones, sentimientos y actitudes.
* El proceso de vinculación y concentización cultural, moral y conductual. Así, a través de la educación, las nuevas generaciones asimilan y aprenden los conocimientos, normas de conducta, modos de ser y formas de ver el mundo de generaciones anteriores, creando además otros nuevos.
* Proceso de socialización formal de los individuos de una sociedad.
* La Educación se comparte entre las personas por medio de nuestras ideas, cultura,conocimientos, etc. respetando siempre a los demás. Esta no siempre se da en el aula. Existen tres tipos de Educación: la formal, no formal e informal.


e908ab44d8f719464db91e6d5664cca1.jpgTambién se llama educación al resultado de este proceso, que se materializa en la serie de habilidades, conocimientos, actitudes y valores adquiridos, produciendo cambios de carácter social, intelectual, emocional, etc. en la persona que, dependiendo del grado de concienciación, será para toda su vida o por un periodo determinado, pasando a formar parte del recuerdo en el último de los casos.

El objetivo de la educación inicial es:


* Incentivar el proceso de estructuración del pensamiento, de la imaginación creadora, las formas de expresión personal y de comunicación verbal y gráfica.
* Favorecer el proceso de maduración de los niños en lo sensorio-motor, la manifestación lúdica y estética, la iniciación deportiva y artística, el crecimiento socio afectivo, y los valores éticos.
* Estimular hábitos de integración social, de convivencia grupal, de solidaridad y cooperación y de conservación del medio ambiente.
* Desarrollar la creatividad del individuo.
* Fortalecer la vinculación entre la institución educativa y la familia.
* Prevenir y atender las desigualdades físicas, psíquicas y sociales originadas en diferencias de orden biológico, nutricional, familiar y ambiental mediante programas especiales y acciones articuladas con otras instituciones comunitarias.

Oct 6, 2007 - Todos    1 Comment

La educación

Educar no es lo mismo que instruir. Tener educación NO implica ser instruido y mucho menos viceversa. A pesar de todo, la mayoría de las personas confunden los términos.

La educación es un proceso continuo y enriquecedor, personal y social, que se da a través de la “alimentación” de vivencias (experiencias) propias de cada quien predeterminando el comportamiento de cada ser humano según su cultura.

La instrucción es el conjunto de conocimientos adquiridos por alguien (con metas o labores predeterminadas) que le permitirá ejercer ciertas funciones enmarcadas en un ambiente dado.

¡Oooohhhhhhhhhhhhhhh!!!!!!!!!!!

c61b64f40b816891cccf44b0bba1335a.jpg

¿Cómo así?

La educación es algo implícito, la instrucción es explícita de cada quién.

Reflexionemos: Una persona “educada” no es aquella que tiene títulos universitarios o que ha podido tener acceso a cierto tipo de estudios, mucho menos se puede considerar que por sólo tener dinero (ser rico) ya se es “educado”.

Una persona que ha logrado ciertas metas académicas (completando o no sus estudios) o quien ha estado trabajando en ciertas labores dentro de una empresa (así sea peón o jefe máximo), esa persona puede considerarse ciertamente como instruida.

Una persona puede decirse que es educada a medida que demuestre tener valores y principios, con ética y moral, defendiendo su cultura en la sociedad en la que se circunscribe.

Entonces dejemos de decir aquella frase que “esa persona sí tiene educación” cuando nos encontramos o hablamos de alguien que tiene un título X de estudio, o si está trabajando en algún sitio de “renombre”. Simplemente puede hablarse de estar al frente de una persona instruida (siempre y cuando demuestre con hechos y NO con palabras sus conocimientos).

Valoremos como “personas educadas” a los corteses, a los amables, a los altruistas, a quien nos sonríe, a quien nos saluda, a quien nos respeta, a quien nos ama respetándose a si mismo y a los demás.

¡Y no deje de revisar próximas entregas sobre este mismo tema en “Giuse, Buen Ciudadano“!